miércoles, octubre 23, 2019

Nueva York anunció el fin de la epidemia de sarampión más grande en casi tres décadas

Las autoridades sanitarias pudieron decretar su final ya que acumulan 42 días sin nuevos infectados, en un momento crucial de la urbe: el próximo jueves comenzará el año escolar en la capital financiera de Estados Unidos

Infobae

El brote masivo de sarampión que se extendió en algunas partes de la ciudad de Nueva York desde octubre, y cuya epidemia provocó una emergencia sanitaria en abril pasado ha finalizado, anunciaron este martes las autoridades sanitarias locales.

Esto ocurrió después de meses de medidas excepcionales. La epidemia afectó a 654 personas en los últimos 10 meses, la peor infección en casi tres décadas en una de las principales ciudades estadounidenses.

Las autoridades sanitarias pudieron decretar su final ya que acumulan 42 días sin nuevos infectados, en un momento crucial de la urbe: el próximo jueves comenzará el año escolar en la capital financiera de Estados Unidos.

Los barrios implicados estaban situados en Brooklyn, que se encuentra en el extremo oeste de Long Island, y más específicamente en Williamsburg, sobre todo entre la comunidad judía ortodoxa, donde el ayuntamiento ordenó el 9 de abril la vacunación obligatoria para frenar la epidemia.

De hecho, varias escuelas fueron puntualmente cerradas debido a que no excluían a los niños no vacunados. Por su parte, el estado de Nueva York eliminó a mediados de junio las exenciones religiosas que podían invocar los padres para evadir los requisitos de vacunación escolar.

“La comunidad judía ortodoxa se toma la salud de manera seria. Si bien las tasas de vacunación son altas aquí, los viajes internacionales y una estructura unidad y centrada en la familia dejaron a nuestra congregación particularmente vulnerable a esta enfermedad”, explicó Avrohom Weinstock, jefe e gabinete de la organización judía Agudath Israel de América.

Desde este año, sólo hay una razón médica debidamente certificada permite eludirla, para evitar las exenciones que se ponían como una especie de “pretexto” en el contexto global de creciente desconfianza hacia las vacunas y sus supuestos efectos secundarios, que han sido desmitificados por la comunidad científica.

“Cuando las escuelas se preparan para reabrir esta semana, debemos permanecer vigilantes. Para proteger a nuestros niños y nuestros barrios, pido a todos los neoyorquinos que se vacunen”, señaló el alcalde Bill de Blasio en un comunicado.

“La lucha contra la negación de la ciencia continúa”, añadió por su parte Mark Levine, presidente de la comisión de salud del concejo municipal. La ciudad ha gastado más de seis millones de dólares y ha movilizado a más de 500 trabajadores para hacer frente a esta epidemia, que ingresó con viajeros provenientes de Israel, según el comunicado.

Entre otras medidas básicas, se hicieron operativos de vacunación gratuita y campañas de información en yiddish y español para contrarrestar la “propaganda antivacuna” que permea sobre todo algunas partes de internet y en redes sociales.

Una región de los suburbios de la ciudad, el condado de Rockland, ubicado a poco más de 40 kilómetros de la urbe neoyorkino y que alberga a una gran población judía ortodoxa, todavía lucha contra la epidemia. A finales de agosto, se registraron allí 312 personas infectadas.

La situación del sarampión a nivel nacional y global

No sólo Estados Unidos: también el continente Europeo ha sufrido un aumento de casos de sarampión en unos meses (Foto: Cuartoscuro)

No sólo Estados Unidos: también el continente Europeo ha sufrido un aumento de casos de sarampión en unos meses (Foto: Cuartoscuro)

A nivel nacional, los Estados Unidos han experimentado, como muchos otros países, un resurgimiento del sarampión en los últimos años y meses. Entre el 1 de enero y el 29 de agosto de 2019 se notificaron unos 1.234 casos en 31 estados (de un total de 50) de Estados Unidos, la cifra más alta desde 1992, según el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Además La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó la semana pasada de 89.994 casos de sarampión en 48 países europeos en el primer semestre de 2019, más que en todo 2018, con una alta recurrencia en países exsoviéticos.

Es por ello que la alcaldía de Nueva York destacó que, a pesar de que la epidemia se dio por finalizada este día, la amenaza del sarampión permanece. “Hay grandes brotes de sarampión en Europa e Israel, así como en países de América del Sur, África y Asia”, indicaron.

Las autoridades advirtieron que, a pesar del final de la epidemia, las personas y la instituciones deben permanecer vigilantes debido al contexto mundial (Foto: Archivo)

Las autoridades advirtieron que, a pesar del final de la epidemia, las personas y la instituciones deben permanecer vigilantes debido al contexto mundial (Foto: Archivo)

“Para protegerse, los neoyorquinos deben consultar con su proveedor médico antes de viajar internacionalmente para asegurarse de que sean inmunes al sarampión o que hayan sido vacunados adecuadamente antes de viajar. Los bebés de seis a 11 meses también deben vacunarse antes de viajar internacionalmente”, añadieron.

Es por ello que Stephen Levin, miembro del ayuntamiento de la ciudad, aseguró que es “fundamental que permanezcamos atentos”. “El sarampión es una enfermedad extremadamente contagiosa y necesitamos monitorear la situación de cerca a medida que los estudiantes regresan a la escuela. En medio de los brotes de sarampión en otras partes del país y del mundo, no podemos ser demasiado cuidadosos”, indicó

Comenta

0 comentarios

Deja un comentario