“¡Órale, perro!”: otra brutal golpiza a un presunto ladrón en la Ciudad de México

aGENCIAS

El pasado martes 2 de septiembre, habitantes de la colonia San Rafael persiguieron y dieron alcance a un hombre que supuestamente había entrado a robar en una peluquería de la zona. Tras la detención, lo sometieron y golpearon hasta que elementos de la policía llegaron para salvar al individuo y llevarlo al hospital.

En un video publicado por el periodista Carlos Jiménez, aparecen dos hombres pateando a otro. El periodista asegura que la persona en el suelo era el ladrón de la peluquería y que había despojado a las víctimas de 290 pesos y un teléfono celular. De acuerdo con el testimonio de la zona, el hombre cometió el crimen en la calle Tomás Alva Edison, cerca de la esquina con Serapio Rendón y los vecinos lo alcanzaron una cuadra después en la esquina de Alfonso Herrera con Miguel E. Schultz.

Después de la intervención de los elementos de Seguridad Ciudadana, también llegó una ambulancia de la Cruz Roja para llevar al hombre golpeado al hospital.

Los casos de detención ciudadana no son un fenómeno nuevo en México. La Ciudad de México y el Estado de México son escenarios frecuentes de hechos como el de la colonia San Rafael o el reciente video viral en el que un grupo de pasajeros de una combi atacan al individuo que había entrado al transporte para robar. Este fenómeno está íntimamente vinculado con los datos de ineficiencia, impunidad y corrupción policial.

De acuerdo con el análisis de julio de 2020 de la organización Causa en Común, el delito de robo con violencia tiene un subregistro del 91.8 por ciento. Es decir, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), existen 208.2 casos registrados en el sistema de seguridad pública por cada 100 mil habitantes. Pero, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguiridad Pública del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, esa cifra corresponde a, aproximadamente 8 por ciento de todos los robos con violencia en el territorio nacional.

El subregistro no se limita a este crimen. El feminicidio, la extorsión y el secuestro también tienen índices de cifra negra, crímenes no registrados en el sistema de seguridad ciudadana, con más del 90 por ciento. De acuerdo con el reporte de Causa en Común, “el riesgo que se corre es que se difunda la idea de que las autoridades están atendiendo eficazmente la violencia cuando, en realidad, no la reportan.”

En su Segundo Informe de Gobierno, el presidente López Obrador dijo que las cifras de todos los delitos habían disminuido los primeros dos años del sexenio. En el caso del robo con violencia, la afirmación no es, técnicamente, mentira. De enero a julio de 2020, en comparación con el mismo periodo de 2019, el gobierno sí registró 38 mil 219 denuncias menos, una reducción del 22 por ciento. Pero ese dato no es suficiente para asegurar que el delito disminuyó, cuando, en realidad, hay un subregistro tan importante.

La desconfianza de la ciudadanía en la capacidad de investigación de las autoridades está respaldada también por el 51 por ciento de las denuncias que sí registran, pero no pasa “Nada”, de acuerdo con la ENVIPE del Inegi. El sistema de seguridad pública no funciona, y la ciudadanía está cansada de esperar a que las autoridades lo arreglen. Cuando videos como el de la combi o el del ladrón de la peluquería comienzan a rondar por redes sociales, los comentarios de la gente tienden a celebrar la detención ciudadana y el uso de la violencia.

Comenta
WhatsApp Grupo WhatsApp